Qué y a quién no llevar a una fiesta

Estás dispuesto a divertirte, a pasar una noche genial…pero al final hay un pequeño detalle que acaba arruinándola por completo. Ese detalle puede tener que ver con la ropa, los complementos o incluso las personas con las que has salido ¿Quieres saber qué no debes llevar a una fiesta? Y sobre todo ¿quién no debe acompañarte bajo ningún concepto?

Vamos a empezar por el “qué”. El vestuario…eso que tanto nos gusta y a veces tanto nos hace sufrir. Puedes ir espectacular, sí, pero recuerda que vas a estar horas de pie, tal vez bailando. Piénsalo despacio…este vestido estrechísimo que se ajusta como un guante…o ese pantalón ¿podrás aguantarlo tantas horas o acabará ahogándote al cabo de un rato? Del calzado, mejor ni hablar, de poco sirve llevar unos tacones de infarto si a las dos horas vas a estar bailando descalza o te expones a no poder andar durante una buena temporada.

Vamos ahora a los complementos, un apartado netamente femenino. Todas las chicas tienen que llevar siempre algo encima: monedero, maquillaje, una medias de repuesto…Pero hay que ser sensata, seguramente haya que cargar con el bolso durante un buen rato, por eso, si es discreto, mejor. Y lo mismo ocurre con pendientes, pulseras y de más abalorios. Si se quiere libertad no queda más remedio que prescindir de algunas cosas.

Vamos ahora con el “quien”. Es evidente que no vas a salir de marcha con personas que no sean de tu círculo de amigos. Pero ¿y cuando es una ocasión especial? Vamos a verlo con un ejemplo: una despedida de soltero. Por muy bien que el novio o la novia se lleven con sus padres o sus suegros, no es buena idea llevarlos. Tal vez sean muy enrollados, sí, pero seguramente todos los demás se verán un poco cohibidos…eso sin tener en cuenta los inevitables comentarios de padre o las críticas de suegra.

Ya lo sabes, si vas a salir de fiesta piensa que se trata de divertirte, no de sufrir. A veces es necesario renunciar a algunas cosas, pero al final lo agradecerás.