Dos civiles españoles mueren en Cabo Verde, tras un tiroteo en destacamento militar

El pasado día martes fueron encontrados once personas fallecidas por las autoridades del mencionado país africano; de estas once muertes se ha determinado que hubo 2 víctimas de nacionalidad española, quienes eran civiles que pertenecían al equipo de mantenimiento de la base militar donde hubo el conflicto. Las familias de estas personas ya fueron informadas del lamentable suceso.
Han llegado informaciones a la embajada de España en Praia, según las cuales, las autoridades del país insular explican que manejan una teoría de que el fuego haya sido abierto por un soldado que se encontraba en estado de perturbación. No sólo los dos españoles perdieron la vida en este trágico día, sino que también un civil de Cabo Verde falleció a consecuencia del tiroteo, junto a 8 militares que sufrieron la misma fortuna. El lamentable incidente ocurrió en Tchota, monte en el cual están ubicadas las torres del sistema de telecomunicaciones de Cabo Verde, las cuales cubren necesidades de la compañía de telefonía de la Isla, y también de la Policía; asimismo, entre las ocho víctimas militares se encuentra el comandante de este destacamento, que se encargaba de proteger las instalaciones de telecomunicación.

La primera autoridad del gobierno de Cabo Verde que hizo declaraciones sobre esta tragedia compareció a las 9 pm del pasado martes, explicando públicamente que no fue un ataque de terroristas ni de narcotraficantes, sino que fue una acción tomada individualmente por una serie de motivos personales que llevaron al soldado a abrir fuego. Asimismo, Paulo Rocha, quien es ministro del Interior en Cabo Verde, explicó que no hay conexión de ningún tipo con el narcotráfico, y aseguró que todas las armas de fuego que habían sido robadas ya habían sido recuperadas para la hora en que habló públicamente.

Los vuelos y desatraques marítimos, así como las aduanas en carreteras estaban siendo controlados por las fuerzas militares, pero se negó que hubiese habido un cierre en el aeropuerto, ni tampoco prohibición de zarpar a los buques. Esta noticia se divulgó por Ocean Press, un medio de comunicación local, que además señaló el sitio donde se habían encontrado hasta 1000 balas en un vehículo rentado y 8 AKM.

¿Cómo organizas el cumpleaños de una amiga?

Sin duda un evento que hay que organizar con muchas ganas e ímpetu es un cumpleaños, si no es primeramente el de uno mismo, si el de una amiga.

Hay diferentes aspectos que hay que tener en cuenta para que salga todo a pedir de boca. Lo primero con lo que hay que contar es con el tiempo… Empezar a madurar la idea con el tiempo suficiente para luego llegar a tiempo a organizar la fiesta que se tenga en mente. No es bueno esperar al último momento ya que siempre puede surgir algún problema que nos pueda retrasar o nos trastoque toda la fiesta.

En segundo lugar, y por mucho que a veces nos cueste, hay que tener en cuenta los gustos y preferencias de la cumpleañera; no lo que a uno mismo le gustaría. Porque por muchas ganas y esfuerzo que pongamos al organizarlo si no tenemos en cuenta lo que a esa persona le gustaría, quizá no consigamos que sea la fiesta 10 que habíamos planeado.

Y bueno, algo muy muy importante… ¡La lista de invitados! Sin lugar a duda la gente que venga a nuestra fiesta hará que sea un éxito o un fracaso. Hay que intentar rodearse de los mejores fiesteros/amigos que tengamos en nuestra lista de contacto para que no se queden quietos ni los ganchitos.

La música, siempre música variada y para todos los gustos, actual y los míticos temazos del 2000 ayudarán a que todo el mundo este animado y sin ninguna gana de estar en otro sitio que no se la fiesta de cumpleaños de nuestra amiga, en la que encima, además de ser ella la protagonista, si hemos conseguido triunfar organizándola toda, créeme que nadie dudará un segundo en pedirte ayuda para la siguiente o que seas el primer invitado en la suya.

Y bueno, ¡que nunca falte una buena tarta! Y siempre acompañada de unas velas, y si no le gusta cumplir años… ¡Pues quitamos unas cuantas!